Las Fiestas Tradicionales Cubanas
Publicado en Sobre Cuba y Albacete
 
Las Fiesta Tradicionales Cubanas
Vota este articulo
(25 votos)

 

La cultura vive y se gesta en el transcurrir cotidiano de la vida, en el acto de creación de artistas e intelectuales, en el quehacer de las instituciones culturales, en la tradición y la historia, en los sitios históricos, en la arquitectura colonial, en las fábulas de tradición oral, en la magia de los ritos del sincretismo religioso. 

 

Una forma de tomar contacto con la diversidad cultural cubana, es a través de los eventos y festivales que constituyen momentos muy especiales de reunión de valores que han alcanzado connotación nacional e internacional.

 

En Cuba existen o han existido fiestas patronales, campesinas, carnavales, parrandas, charangas y festividades de antecedentes africanos. Hasta 1959 las fiestas con tradición popular en este país estaban unidas al calendario de festejos de la Iglesia Católica, a los festejos destinados a sus santos o alguna otra actividad cultural relevante.

 

Las fiestas patronales comenzaron a efectuarse en Cuba desde la ocupación española. Siempre implicaban una procesión seguida de una fiesta, verbena, guateque o feria según fuera el caso. Las más populares son: Nuestra Señora de la Caridad, Nuestra Señora de la Candelaria y San Juan Bautista.

 

Las fiestas tradicionales campesinas se desarrollan en el ambiente campesino y tienen plena vigencia porque han conseguido pervivir y conservarse en los diferentes cambios sociales. Se tipifican en: changüí, parrandas o guateques, torneos o fiestas de tambor, donde los mas destacados son las Fiesta de los Bandos Rojo y Azul del municipio Majagua en la provincia de Ciego de Avila y la Jornada cucalambeana en las Tunas, entre otras. Las fiestas de bandos o torneos se realizan atendiendo a habilidades con caballos, argollas, palo ensebado, etc. Siempre se hace con la división interna de bandos rojos y azules.

 

El guateque es el festejo que se celebra en zonas rurales y suburbanas en los que se emplea la música campesina de marcada influencia hispánica y canaria. Años atrás se celebraban  y hoy son rescatadas, con bailes como el zapateo, comidas y bebidas tradicionales y juegos de competencias. El changüí es también una fiesta típica que se celebra en la provincia de Guantánamo con las características de las fiestas campesinas pero en las que el baile y la música son el changüí, modalidad del complejo del son.

 

Las parrandas y charangas son otro tipo de fiesta tradicional que tienen muchos puntos en común con los carnavales por el uso de carrozas y changüíes. Las más conocidas son las de Remedios en la provincia de Villa Clara y las de Bejucal en La Habana pero también se celebran en Sancti Spíritus y en Ciego de Avila, donde las parrandas avileñas en el municipio de Chambas, son declaradas fiesta de interés nacional. En ellas la población se divide en barrios que compiten entre sí en cuanto a trabajos de plaza, carrozas, pirotecnia, música, etc. Las carrozas están basadas en un tema que puede tomarse de la literatura universal o del cine o cualquier otra temática y en su confección trabaja todo el barrio.

 

Los carnavales son también catalogados fiestas tradicionales en Cuba, ya que tiene sus antecedentes en las fiestas celebradas por los hispanos y sus descendientes en la isla. Según la vieja tradición de la península, posee elementos propios como los disfraces, carrozas, comparsas y desfiles entre otros. En la capital  habanera se celebraban en torno a los tres días anteriores a la cuaresma.

 

Desde la región central hasta la oriental de este país, los carnavales deben su origen a estar vinculados a las fiestas patronales de los pueblos. Los más populares son los carnavales de Santiago de Cuba, donde casi todas las comparsas se originaron en tumbas francesas y cabildos africanos debido a la influencia cultural francesa proveniente de Haití y a la presencia africana, otros como, El Carnaval de las flores de Ciego de Ávila, El San Juan Camagüeyano son con tendencias mas urbanas y criollas, y los de La Habana, son famosos por su alegría y su participación colectiva.

 

Los bailes de tambor se corresponden con los asentamientos de esclavos negros. La del tambor yuka todavía se mantiene vigente; el tambor kinfuiti está revitalizada en la zona del Mariel, en la provincia La Habana. Otro tipo de fiestas tradicionales son las vinculadas a las prácticas de santería que se conservan vivas en la mayor parte de este país.

 

El proceso ceremonial y festivo, según los diferentes aniversarios, incluye varios conjuntos instrumentales, múltiples cantos y bailes, que forman parte esencial de las actividades religiosas. Le siguen por su importancia y difusión las manifestaciones de la santería cruzada con palo monte y la cruzada con el espiritismo. En las fiestas religiosas de origen haitiano hay señalados dos subgrupos. Son ellos el Bande-Rará y las fiestas a los Loás.

 

Actualmente el número de festejos revitalizados en toda Cuba asciende a más de 300. En ellos se ha respetado la raíz tradicional de sus elementos principales sin desconocer usos y costumbres gestados en los últimos años. La escases de recurso, no es obstáculo para que un pueblo como el Cubano conserve viva sus tradiciones y haga de sus fiestas un contagioso mas de alegrías. Compartir estas notas culturales alabando a la cultura tradicional cubana, también hacemos un homenaje a la influencia hispánica en mucha de estas festividades.